Bienvenid@


Total Presence provee este blog con información y herramientas útiles para que tus pensamientos, actitudes y acciones sean liderados por la luz de la comprensión. Gracias a ésta el ego podrá asumir el rol apropiado en tu vida y dejar de tomar el control de aquello que no le corresponde.


Verifica tu Potencial de Amor

¡Practica, Práctica, Práctica!

La información es un elemento indispensable para que el intelecto entienda de qué se trata el conocimiento, sin embargo no habrá comprensión a menos que ésta se verifique.
¡Entra en acción y verifica tu potencial de amor y consciencia!

Disfruta el Arte de simplemente Ser!


 

 

 


Si alguno des estos artículos resuena contigo y sientes que necesitas apoyo alrededor de este tema, te invito a que explores en este enlace la opción de coaching con Total Presence

 


 

 



 

 

 

El capullo y la mariposa

Publicado por Ana Noriega el martes, agosto 30, 2011

Un hombre encontró un capullo y lo llevó a casa para poder observar como emergía la mariposa del capullo. Un día algo pequeño apareció, El hombre se sentó y observó por algunas horas como la mariposa luchaba forzando su cuerpo a través de la pequeña abertura del capullo.

 
Parecía que no había ningún progreso. Era como si la mariposa no podía salir. Estaba atascada. El hombre en su bondad decidió ayudar a la mariposa. Tomó unas tijeras y cortó lo que faltaba para que saliera el pequeño cuerpo de la mariposa. Y así fue, la mariposa salió fácilmente.
 
Pero su cuerpo era pequeño y retorcido, y sus alas estaban arrugadas. El hombre continuó observándola en espera de que en cualquier momento la mariposa estirara las alas. Pero nada pasaba. De hecho la mariposa pasó el resto de su vida arrastrándose en su retorcido cuerpo, sin poder volar.
 
Lo que el hombre no entendió, a pesar de que lo hizo movido por su corazón y urgencia, es que el pequeño capullo y la lucha requerida para salir del pequeño agujero era la manera en que Dios inyectaba fluidos desde su cuerpo hacia las alas, de manera que se fortaleciera, para alistarla para volar y tomar la libertad. Libertad y vuelo sólo vendrían después del esfuerzo. Privando a la mariposa del esfuerzo y la lucha, el hombre la privó de su salud y libertad.
 
Algunas veces luchas y aflicciones, son exactamente lo que necesitamos en nuestras vidas. Si Dios nos permite ir por nuestra vida sin obstáculos podría lisiarnos de por vida. No seríamos tan fuertes como lo hemos sido hasta ahora.
 
Pedí por Fuerza...
Y Dios me dio Dificultades para hacerme fuerte.
 
Pedí por Sabiduría...
Y Dios me dio Problemas para resolver.
 
Pedí por Prosperidad...
Y Dios me dio Cerebro y Músculos para trabajar.
 
Pedí por Coraje...
Y Dios me dio Peligros para superar.
 
Pedí por Amor...
Y Dios me dio Personas complicadas a quienes ayudar.
 
Pedí por Favores...
Y Dios me dio Oportunidades.
 
No recibí nada de lo que quería...
Pero recibí todo lo que necesitaba !
 
Le pedí a Dios que me quitara mi orgullo
Y DIOS DIJO "NO"
Dijo que no era algo que el tenía que quitarme
sino que yo tenía que superar.
 
Le pedí a Dios que me concediera paciencia
Y DIOS DIJO "NO"
Dijo que la paciencia es producto de la tribulación
que no se concede, se conquista.
 
Le pedí a Dios que me diera felicidad
Y DIOS DIJO "NO"
Dijo que el daba Bendiciones
que la felicidad depende de mí.
 
Le pedí a Dios que me evitara todo dolor
Y DIOS DIJO "NO"
Dijo que el dolor y el sufrimiento, me apartan de
las preocupaciones mundanas, y me acercan más a El.
 
Le pedí a Dios que hiciera crecer mi espíritu
Y DIOS DIJO "NO"
Dios dijo NO. Dijo que debo crecer por mi mismo,
pero que El me podaría de vez en cuando para hacerme dar fruto.
 
Le pedí a Dios por todas las cosas que podría disfrutar en la vida.
Y DIOS DIJO “NO”.
Dijo que me da la vida para que disfrute de todas las cosas.
 
Le pedí a Dios que me ayudara a amar
a todos los seres humanos, como El los ama
Y DIOS ME DIJO:
¡AH! "POR FIN ESTAS COMENZANDO A ENTENDER."
 
(Anónimo)

Bookmark and Share



Etiquetas: inención  ayuda  servicio  desconectando el ego  consciencia 
blog comments powered by Disqus